Home
Unknown Unicorns I Palantir

Jorge Fields

Unknown Unicorns I Palantir

Analysis
|
6 Min Read

¿Has oído hablar de la Paypal Mafia? Es una de las historias más increíbles (y gloriosas) de Silicon Valley que, en resumidas cuentas, trata sobre cómo de los fundadores y trabajadores clave de Paypal han salido después algunos de los unicornios más famosos de la historia, como Línkedin, Tesla, Yelp, o Youtube. 

Mi historia preferida, y se suele contar menos, es la de los dos verdaderos artífices de Paypal, el caballero blanco y el caballero oscuro. 

El caballero blanco es Elon Musk, el sucesor de Steve Jobs como gurú de la innovación. Tras Paypal ha fundado Tesla, Solarcity, SpaceX...y es admirado en todo el mundo. 

El caballero negro, mucho menos conocido por las masas, es Peter Thiel, que fusionó su empresa “Confinity” con la empresa “X.com” de Musk creando así Paypal. Thiel necesitaba fondos y Musk ya era dueño de otro unicornio (Zip2) por lo que al fusionarse las empresas, Musk se quedó la mayoría de Paypal y el puesto de CEO, que le duró un año hasta que se lo quitó...Peter Thiel, precisamente por un conflicto entre los fundadores. 


Imagen de Bizjournals

Cuando Ebay compró Paypal, Peter se embolsó al menos mil millones de dólares. Mientras el caballero blanco se dedicaba a crear startups carismáticas, el caballero oscuro se dedicó principalmente a invertir. Fue el primer inversor en Facebook y uno de los primeros en Linkedin (Hoffman, su fundador, era parte de la Paypal Mafia). No se puede acertar más. 

Ahora bien, antes de dejar Paypal, Thiel le dedicó tiempo al estudio de uno de los proyectos clave de la compañía. Paypal había crecido tanto que era imposible revisar todas las transacciones y por lo tanto el fraude era cada vez más frecuente.

Max Levchin (que después fundaría Slide, comprada por Google, y que también fue el primer inversor de Yelp), en esos momentos era el CTO. Fue a las mejores universidades del mundo y formó un escuadrón de matemáticos de élite para resolver el problema, y tras unos meses desarrollaron un software rompedor que funcionó a la perfección...durante 10 minutos. 

Los hackers y defraudadores cambiaban continuamente de estrategias haciendo inútil el software de Levchin.

Al final se dieron cuenta de que los analistas “humanos” identificaban fácilmente cosas que el software pasaba por alto, por lo que adoptaron un sistema híbrido de software + analista para analizar grandes cantidades de transacciones. Y funcionó. Es más, funcionó tanto que Paypal pasó a dar beneficios, lo que llamó la atención del FBI que quería utilizar la tecnología para detectar delitos financieros. 

Peter se quedó con la copla y unos meses después se fue a buscar a su antiguo compañero de Standford (Alex Karp)  y a un reputado desarrollador (Stephen Coen) para fundar con ellos una empresa que utilizase el enfoque híbrido de Paypal para detectar terroristas y fraudes: Palantir

Peter sabía que con el FBI ya tenía un cliente esperando, es más, la Agencia Central de Inteligencia de EEUU fue uno de los primeros inversores aportando 2 millones de dólares a Palantir. 

Una cueva de frikis

Se sabe muy poco de la realidad y el día a día de Palantir y sus 2.500 empleados, pero lo que sí sabe es que el “core” es básicamente una cueva de frikis y ha sido así desde el principio. El propio nombre de Palantir proviene del Señor de los Anillos de Tolkien, se trataba de una esfera mágica que permitía ver cosas que pasaban al otro lado del mundo. 

Es más, uno de los slogans internos clave, que se pueden ver en las camisetas de todos los empleados es “Save the Shire” (Salvemos la Comarca), en otro claro guiño al mundo de elfos y hobbits de Tolkien.

Algunos miembros del Equipo de Palantir en 2004, vía Glassdoor


Es curioso porque, incluso en foros como Reddit o Quora, jóvenes ingenieros de todo el mundo siguen preguntando qué hace realmente Palantir y cómo y nadie lo sabe a ciencia cierta. La respuesta más típica es que sus clientes les obligan a firmar cláusulas muy severas de confidencialidad y por lo tanto no pueden contar ni qué hacen ni cuánto ganan con ello. 

Lo que sí prometen a nivel de “Employer Branding” es que en Palantir solo vas a trabajar con genios y que vas a tener autonomía. (El sueldo astronómico y las perks más absurdas se dan por sentadas como en cualquier otro unicornio del Valle).

Lo que sí sabemos es que agencias gubernamentales y algunas de las empresas más grandes del mundo utilizan a Palantir para captar, proteger, analizar, predecir y sacar partido a sus datos de forma masiva. Esto nos hace entender su categoría de unicornio, y se estima que en 2019 facturó cerca de mil millones de dólares. 

Resulta paradójico que entre tanto secretismo, el plan de Palantir sea salir a bolsa, lo que le obligaría a ser mucho más transparente con las cifras. Sin embargo, como le ha pasado también a Airbnb, la crisis de Covid-19 ha retrasado (o incluso anulado) estos planes. 

En su última ronda se estima que Palantir levantó 2.500 millones de dólares a una valoración cercana a los 20.000 millones de dólares por lo que estamos hablando de un unicornio muy, muy potente. 

Pero hay más, el unicornio del caballero oscuro no podía estar exento de polémica, ya que son muchas las voces que acusan a Palantir de ser el brazo tecnológico que permite el espionaje masivo desde las agencias estadounidenses a sus propios ciudadanos y a los de otras naciones. 

También tuvo un papel crucial en el escándalo de Cambridge Analityca con Facebook, en la que Peter todavía es una persona influyente ya que se le considera el mentor de Zuckerberg. 

Las gargantas más profundas afirman que precisamente esta relación e influencia con el fundador de Facebook es lo que evitó que Palantir saliese mal parado cuando estalló el escándalo. Pero, como todo lo que rodea a Palantir, esto son solamente especulaciones. 

Solo están probadas dos cosas, y es que un equipo de Palantir trabajaba presencialmente en las oficinas de Facebook para ayudarles con los modelos de análisis de datos y predicciones, y que Peter Thiel fue uno de los grandes donantes de la campaña de Trump. 

La leyenda también dice que fue un equipo de Palantir quien consiguió encontrar a Bin Laden. 

Aún así el caballero oscuro es admirado y respetado por todo el mundo. Su éxito y acierto no es cuestionable. Además es el autor de uno de los libros de cabecera de todo emprendedor o inversor “De cero a uno, como inventar el futuro”. 

En este magnífico libro (alerta spoiler) Peter detalla que para poder llamar a algo “innovación” y generar un modelo de negocio de éxito asociado a esta innovación, el producto nuevo debe ser 10 veces mejor que el producto existente o sustitutivo. 

De cero a uno vía Pinterest


Para ello, ya desde su concepción, Thiel diseñó el equipo de Palantir con lo mejor de lo mejor, empezando por su CEO, Alex Karp, que lleva 17 años en el cargo. 

Este es precisamente un elemento diferenciador en Palantir, ya que el core de su equipo ejecutivo y de ingenieros clave apenas ha cambiado desde su fundación en 2003. Es algo poco usual teniendo en cuenta la promiscuidad típica de las grandes startups americanas, o la diáspora emprendedora a lo Paypal Mafia que ocurre cuando pones a muchos genios juntos.  

Una de las curiosidades de Palantir, que tal vez tenga que ver en esta cuestión, es que permiten a sus empleados con acciones venderlas en los mercados secundarios con un límite de 425.000$ por año.

Será este dinero, serán los secretos y conspiraciones, será la cultura del frikismo y la voluntad de salvar la Comarca, pero lo cierto es que nadie quiere dejar Palantir, nadie quiere abandonar el Tesoro

Analysis
|
6 Min Read
Jorge Fields

Jorge Fields fundó y dirigió TalenTank y Doozymob. Ahora es Managing Partner en Cupido Capital. También invierte a nivel particular. Creador y editor jefe de Startups Tribune.

👉 Colabora con Startups Tribune