La parte oscura de emprender

Más allá del Hype

Home
La parte oscura de emprender

Jorge Fields

La parte oscura de emprender

Analysis
|
5 Min Read

El viaje del Héroe

Muchas personas no saben que algunos de los más grandes (y millonarios) actores de nuestra era han pasado épocas de su vida viviendo en la calle o en su coche. Hally Berry, Jim Carrey o Daniel Craig son algunos ejemplos. 

Pero claro, el brillo de su talento y su éxito presente eclipsa esos detalles del pasado. 

Pocas personas saben, y ni siquiera en sus películas se ve, que cuando Steve Jobs dejó la universidad también se quedó sin casa, y pasó muchas noches en albergues de mendigos o durmiendo en la calle. Para tener algo de dinero recogía botellas para venderlas. 

En aquellos casos en los que es de dominio público el origen humilde o mundano del protagonista, lo cogemos prestado para incluirlo en la narrativa clásica del viaje del héroe, como si fuese condición sin equa non para justificar su éxito. 

De alguna forma poética asociamos ese Yin a ese Yang para buscar un equilibrio que nos haga parecer la historia más justa y lógica, y el sueño de imitarles más cercano y factible. . 

En el mundo startupero también hemos creado nuestra propia versión del viaje del héroe, una fábula clásica que podría enorgullecer al mismísimo Esopo. 

En ella primero el emprendedor tiene una idea para cambiar el mundo a mejor, algo innovador, que nadie ha podido hacer hasta ahora. 

Ante la imposibilidad de llevarla a cabo solo, monta un equipo complementario y recurre a ángeles que le dan dinero y apoyo para conseguir su objetivo.

Después, el emprendedor se enfrenta a terribles desafíos del mercado, pivota, aprende, madura, y, siempre fiel a sus valores y visión, finalmente obtiene fortuna y reconocimiento por todo su trabajo y sacrificios. 

Lo malo de esta narrativa es que casi nunca se cumple. Pero al final todos nosotros, probablemente influenciados por el motivador relato yankee, nos enfocamos más en el Yang (lo brillante), que en el Yin (lo oscuro). 

En el mundo startupero hemos creado nuestra propia versión del "viaje del héroe".

The dark side of the moon

Por eso, ahora, en pleno hype del emprendimiento como huida hacia adelante de muchos jóvenes en todo el mundo me veo en la obligación de profundizar más en ese Yin, en la parte oscura de emprender. 

Por ejemplo, el doctor Michael Freeman realizó una investigación con 250 emprendedores de relativo éxito. Un 49% reconocía padecer o haber padecido algún tipo de trastorno psicológico. Un 30% reconocía haber sufrido depresión, un 29% TDAH y un 27% ansiedad. En EEUU se estima que sólo un 7% de las personas han sufrido problemas de salud mental por lo que el impacto en los emprendedores es varias veces superior a la media. 

Si lo piensas, es normal, estas son algunas de los cosas que es más posible que te ocurran como emprendedor en vez de hacerte rico. 

#1 Puedes acabar dedicando tus ahorros y apalancándote en los de tu familia para no llegar nada. 

#2 Es muy posible que pierdas pareja y amigos por priorizar tu emprendimiento.  

#3 Sin que sea culpa tuya estarás durante años en el proyecto equivocado, ciego, pegándote contra una pared mientras te desgastas. 

#4 Puedes pasar años ganando poco o nada de dinero comparado con el que ganarías por cuenta ajena. 

#5 Te perderás muchas experiencias vitales importantes por estar dedicado en cuerpo y alma a tu proyecto. 

Lo irónico, o cruel del mecanismo, es que es muy difícil que llegues a triunfar sin pasar por varias de estas fases. (Si no todas) 

Un 49% de los emprendedores reconoce haber padecido algún tipo de trastorno psicológico.

Actuar y Emprender

Partiendo del paralelismo inicial, en el fondo, la vida y carrera del emprendedor se parece mucho a la de un actor de Hollywood. 

- El éxito te puede llegar cuando eres demasiado joven para asimilarlo y acabas siendo un Macaulay Culkin. 

- A otros no les llega el éxito hasta la fase final de su carrera después de pasar muchas penurias. (A Samuel L.Jackson lo reclutó Tarantino con 45 años y a Christoph Waltz con 53). 

- Muchos, a pesar de tener fama y focos no son ni mucho menos los mejores. (¿Recuerdas alguna memorable actuación de Cameron Diaz?)

- Algunos son fantásticos como secundarios pero jamás tendrán una oportunidad como protagonistas. (Judi Dench, William H. Macy o Michael Caine probablemente no te suenen, pero si los buscas en Google te darás cuenta de que los llevas viendo toda la vida). 

- Si tu familia estaba en el mundillo, tus posibilidades al empezar son mucho más altas, pero probablemente nunca llegues al éxito de tu familar. (De los 11 hijos de Chaplin 7 fueron actores).

- A pesar del éxito y las ganancias, muchos actores y emprendedores acaban arruinados y cayendo en adicciones. (Como Nicolas Cage)

- Aquellos que realmente se la juegan, innovan o buscan hacer algo de mucho impacto acaban teniendo menos reconocimiento o fama que aquellos que aportan entretenimiento al gran público. (La brutal trilogía de la venganza de Park Chan-Wook es mucho menos conocida que la de Crepúsculo)

- Hay gente que trabaja durísimo y se prepara durante años pero nunca consigue una verdadera oportunidad de demostrar su valía. 

- Muchos de los que no consiguen brillar en el cine se van a formatos cercanos, televisión, teatro, radio. Es el equivalente a esos emprendedores que acaban de empleados en aceleradoras corporativas. 

- De todos los que lo intentan, solo un 5% puede realmente vivir de ello y menos del 1% alcanza el verdadero éxito

Pero sobretodo, una vez que has decidido que es lo que quieres hacer en tu vida es casi imposible que nadie te quite la idea de la cabeza o que no tengas siempre la espinita clavada. 

Por eso si por tu cabeza o la de algún familiar o amigo, os pasa la idea de entregarle vuestra alma al caprichoso dios del emprendimiento, reflexionad sobre qué le diríais a ese familiar o amigo si, con todo su convencimiento, te dijera que va a ser actor y triunfará en Hollywood. 

La mejor elección de mi vida fue decantarme por el emprendimiento, pero eso no quiere decir que sea el mejor camino para todo el mundo. 

Desde el ecosistema “vendemos” y cada vez se pone más en valor, la opción y figura del emprendedor, pero corremos el riesgo de generar expectativas y potenciales decepciones en la próxima generación.

Intentemos transmitir la cruda verdad, que siempre hay un Yin y un Yang y cuanto más grandioso es uno, más profundo y oscuro es el otro. 

Analysis
|
5 Min Read
Jorge Fields

Jorge Fields fundó y dirigió TalenTank y Doozymob. Ahora es Managing Partner en Cupido Capital. También invierte a nivel particular. Creador y editor jefe de Startups Tribune.

👉 Colabora con Startups Tribune